11.8.12

Inactividad magistral

Primera parte
Vol.3 pág. 26 a 29

Sólo quise transcribir los escritos de la Sra.Mason del Vol. 3 - School Education, donde analizaba y definía perfectamente lo que ella llama "inactividad magistral"



La responsabilidad paternal es, sin
dudas, la nota educacional del día.

La gente siente que puede criar a sus hijos para ser algo más que lo que ellos mismos son.

Que ellos deberían hacerlo, y que ellos deben.

 Y es este sentimiento agudo de elevado deber paternal, al que la Union de Padres le debe su exitosa actividad.  




Ansiedad, la nota de un estado de transición
Cada nuevo poder, sea mecánico o espiritual, requiere ajustes antes de que pueda ser usado en su totalidad. En el mundo científico, siempre hay una larga pausa ante el primer amanecer de un gran decubrimiento.
[...] Así también lo es también en el aspecto moral. Nuestro sentido agudo de responsabilidad surge a partir de un desarrollo nuevo del sentimiento altruista--es decir, tenemos mayor capacidad de amar y un amplio espectro para nuestro amor, somos amplificados por el Espíritu de Cristo incluso cuando no reconocemos el origen de nuestra plenitud.
Sin embargo, el percibir que es mucho lo que debemos hacer y no saber exactamente lo que es, o cómo hacerlo, no nos ayuda a vivir placenteramente; ni lo facilita. Nos preocupamos, inquietamos, estamos ansiosos; y en el estado de transición entre el desarrollo de esta nueva potencialidad y el ajuste que llega con el tiempo y la experiencia, una vida más plena, la cual es ciertamente nuestra, fallamos en hacernos tanto más felices o más útiles.

Este último párrafo explica muy bien el sentimiento en el que nos encontramos los homeschoolers cuando nos iniciamos. Sabemos que queremos hacer esto, pero aún tenemos una vaga idea de como hacerlo. Nos complicamos y hasta nos angustiamos. Pero con el tiempo, el estudio y la experiencia, nos vamos sintiendo muy plenos.





Un Hábito molesto e inquieto
Es por medio de un esfuerzo hacia este ajuste de potenciarnos, que deseo traer ante los padres y maestros el tema de 'inactividad magistral'. Debemos hacer mucho por nuestros hijos, y somos capaces de hacer tanto por ellos que comenzamos a pensar que todo recae en nosotros y que nunca debemos dejar de impartir ni por un momento nuestras intenciones en sus mentes y jóvenes corazones. Nuestro comportamiento se vuelve molesto e inquietante. Estamos demasiado con nuestros hijos, 'tarde y temprano'. Tratamos de dominarlos demasiado. Incluso cuando fallamos en gobernar somos incapaces de percibir ese sabio y útil 'dejarlos sólos' que es la mejor parte de la educación. Pero esta forma de errar, surge de un defecto de nuestras cualidades. Debemos reconocerlo. Tenemos las cualidades y todo lo que se requiere para el ajuste. A esto debemos darle nuestro tiempo y atención.


'Inactividad Magistral'
 Una bendición para nuestra constitución mental es que, una vez que recibimos una idea, ésta se desenvuelve en pensamiento y en acción sin mucho esfuerzo posterior de nuestra parte. Y, si admitimos la idea de 'inactividad magistral' como un factor en la educación, nos encontraremos a nosotros mismos  elavorando nuestras relaciones con los niños desde este punto de vista sin tanto esfuerzo consciente. Pero debemos tener claro en nuestras cabezas que significa inactividad magistral.


 [...] La magistralidad no es sobre nosotros mismos solamente. También hay un sentimiento de autoridad del que nuestros hijos deben  estar tan concientes  tanto cuando es inactiva como cuando están haciendo lo que les hemos ofrecido. La sensación de autoridad es el sine quâ non (sin  cuestionamiento) en la relación paternal; y yo no estoy segura que sin ella, nuestras actividades o inactividades, produjeran algún resultado. Este elemento de fortaleza es la columna vertebral en nuestra posición. No podríamos aunque quisiéramos, y los niños lo sabrían. Ellos son libres bajo autoridad, lo cual es libertad; Pero ser libre sin ninguna autoridad, es libertinaje.


El Buen Humor como Elemento 
El próximo elemento en la actitud de inactividad magistral, es el buen humor. Franco, cordial, natural, buen humor. Esto es bastante diferente de la sobre complacencia y el ceder al capricho de los niños. El primero es el resultado en la fortaleza, el otro lo es en la debilidad, y los niños reconocen rápidamente la diferencia. 

'Uy Madre, podemos ir a recoger frutos esta tarde, en lugar de tener lecciones' El magistral 'si' y el vil 'si' son muy diferentes. El primero hace que el día duplique el encanto, mientras que el segundo produce el deseo de lograr ganar facilmente.



-Ésto es tan simpático... porque hoy en día, si los niños pidieran esto mismo, seguramente toda madre lo aceptaría y lo usaría como lección sin siquiera pensar ni por un segundo en la cuestión de la autoridad. 
Es decir, ellos hubieran pedido usar la computadora, tal vez, y  con tal de depegarlos un poco de la pantalla, ¡estarían encantadas de tener una lección o una lectura placentera al aire libre en medio de una recogida de frutos!



Confianza en uno mismo
Los padres deberían confiar más en sí mismos. No todo se hace a base de incansable esfuerzo.  La mera bendición de la paternidad y de la autoridad que conlleva en sí misma, por derecho y por naturaleza, actúa sobre los niños como lo hace el sol y la lluvia a una semilla en tierra buena. Pero el padre inquieto, el padre ansioso, que explica demasiado, que manda demasiado, que se excusa demasiado, que restringe en demasía, que interfiere demasiado, incluso el padre que está demasiado tiempo con los niños, acaba con la dignidad y la sencillez de esa relación que, como todas las mejores y más delicadas cosas en la vida, se ven afectadas por lo que afirman o defienden.



continuación
Inactividad Magistral II