13.9.14

Libro de las Centurias

La ilustración de esta carpeta fue creada por Brandy
Para trabajar con la historia en las escuelas de CM, además de leer libros vivos y narrar, se utilizaba una línea de tiempo para los más pequeños y desde los 10 años en adelante, los niños iban completando año a año su Libro de la Centurias. Este mismo era utilizado hasta que terminaban los estudios y tal como decía G. M. Bernau :
"El Libro de las Centurias es una gran alegría para su dueño, e incluso en estos días de gran afluencia, de vez en cuando es posible encontrar algo de tiempo, por breve que sea, para agregar una ilustración. Los niños siempre tienen un agudo interés en sus cuadernos. No hay necesidad de ser un artista para poder tener un libro interesante--sin embargo la pulcritud y la precisión son esenciales. Los museos envolverán un nuevo interés a los poseedores de estos libros, que serán capaces de reconocer objetos que ya se han vuelto tan familiares como viejos amigos a través de sus libros de las centurias."
Nosotros hemos comenzado a trabajarlo con mi hija desde el año pasado, y me ha gustado tanto que seguí el consejo de varias mamis que siguen esta filosofía, y este año preparé uno para mí misma...en parte para mi propio gusto y, la verdad sea dicha, un poco para no martirizar a mi hija con que ponga lo que se me ocurre a mí que deba quedarle allí presente. Porque justamente esto debe ser personal, tanto como lo es el niño y su educación...su autoeducación. Así que si no le da por agregar tal o cual detalle o fecha, pues así quedará su libro; porque sólo debe incluír lo que crea importante y que haya conectado por sí misma. Por supuesto que una puede sugerir, y qué mejor que modelarlo desde el principio (tal como los diarios de naturaleza) y así ilustrar un poco a lo que apuntamos.
Hallazgo de la Piedra Rossetta
Esto lo comento porque aunque el anotar y dibujar algún detalle interesante no toma más que unos minutos, pues para mi sorpresa mi hija no conectó tan pronto con la idea. Igual nos pasó con los diarios de naturaleza, y a este seguí haciéndolo yo solita, por puro gusto a lo que estaba descubriendo y disfrutando en esos momentos de distensión que trae el sentarse y observar algo tan bonito como una florcita silvestre... o las alas de la libélula que se encontró mi hijo en el parque...
En ese artículo de Parents Review pueden leer completo (en inglés) sobre cómo sugerían llevar el libro en las escuelas PNEU. Allí habla de comenzar con algunas hojas para destacar los momentos prehistóricos y luego comezar con las primeras centurias agrupadas de a 10 tal vez, ya que no habría demasiado para anotar, y luego, van de a una centuria hasta nuestros días. Allí se lleva el recuento de todo material que se esté conociendo: próceres, hechos históricos, inventores, músicos, artistas...
El mapa de la izq. es la zona de Canán que comenzamos este año 
Este libro consta además, al final, de unas cuantas hojas en blanco, donde se agregan los mapas que hemos trazado a medida que vamos leyendo de tal o cual evento. Nosotros calcamos algunos y vamos agregando las ciudades o sitios que se nombran en la lectura de la semana. No tienen que ser mapas de absolutamente todo, sino de los países o zonas más destacadas en el estudio. Así también dice Bernau: 
"Las últimas 10 páginas deben guardarse para pequeños mapas de los países mencionados como parte central del libro [...] En la páginas opuestas a los mapas podrías escribirse una pequeña descripción de la historia ilustradas por los mapas, o una mención de las centurias en las que se pueden encontrar referencias a estos paises. La elección de qué mapas deben incluírse recae sobre el dueño de cada libro. Estas sólo son sugerencias." 
Investigué cada blog de Charlotte Mason en que compartían sus Libros de Centurias y finalmente decidimos con mi hija quedarnos con la idea básica de las dos carillas: una en blanco y una rayada, impresas y en una carpeta. Me hubiera gustado hacerlo en un buen libro encuadernado como los que venden ya, pero estaban bastante costosos en ese momento y yo sabía que necesitaría hacer otro porque me iba a entusiasmar con esto también! :)
Lo que se escriba no necesita ser más que un dato recordatorio, por ello que el espacio es tan reducido. Cada renglón agrupa cinco años, así que debe procurarse ese detalle para poder darle espacio a las futuras entradas. Podrían hacerse cuatro columnas para dividirlos de una vez, pero en nuestro caso quise apegarnos un poco más al modelo original.
Nosotros también comenzamos ilustrando los días de la Creación ya que es parte vital de nuestra historia tal como la creemos. De allí en adelante agrupamos los períodos prehistóricos con espacio para describirlos e ilustrar, y luego comenzamos en la centuria 40 AC como lo sugería Simple Charlotte Mason. Para imprimirlo utilicé hojas con un gramaje más alto que el regular (105 mlg) y lo imprimí en formato doble faz.  Luego puse cada hoja en un folio para protegerlo un poquito más ya que debe durarle algunos añitos.

Este libro era transportado por los alumnos a los museos (para esto se ideó allá por 1906) y allí se copiaban los artefactos de lo que estaban estudiando. Como nosotros aún no hemos podido ir a museos, pues nos arreglamos muy bien con este tipo de libros con bellas fotografías que conseguimos en la biblioteca.
Personalmente me adhiero a la idea de ilustrar lo que vemos, más que a pegar figuritas, porque me parece otra excelente oportunidad para desarrollar la observación...y que bonito queda al fin. Al aceptar el desafío nos esforzamos para que luzca bien y da gusto ver los resultados. Igualmente siempre tengo presente este sitio y varios más que compartió Amy en un super post sobre el tema, para cuando lo necesite en un caso especial, o simplemente para las líneas de tiempo que llevaremos con mi hijo más chico.
Linda Fay también cuenta como lo trabajan ofreciendo otro modelo que usó con sus hijos. (Y aquí uno anterior). 

IM 2014Dejo en idioma español y otro en inglés en forma gratuita  para quien guste utilzarlo. Puede imprimirse directamente programando la impresora para que trabaje en doble faz o, a partir de las centurias mismas, podría imprimirse sólo la carilla de renglones, y directamente se utiliza la parte blanca de la otra cara para hacer los dibujos de la centuria siguiente (le faltaría el título solamente).  
Un detalle: Fíjense en las fotos, que el margen izquierdo de la página de renglones está más ancho que el derecho. Esto lo hice pensando en el caso de perforarlo, pero luego use los folios y no me percaté de aprovecharlo mejor. Creo que si deciden perforarlo, podrían ampliar este margen un poquitín más antes de imprimir (en el setup de la impresora), y les daría más espacio para escribir...esto fué algo que se me ocurrió después de imprimirme los mios, ayudando a una amiga. Así que ahí les dejo el dato a ver si lo aprovechan mejor ustedes! ;)






Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado,
La obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos.
Salmo 44:1