27.11.14

Estudio de la Naturaleza II

Pintando un Cuadro

"Es sumamente encantadora la facultad de tomar fotografías mentales, imágenes exactas, de las bellezas de la Naturaleza en la que andamos por el mundo para refrescar la mirada; vale la pena enseñar esto a los niños teniendo en cuenta, de todos modos, que ellos tienden a enfocarse en lo que tienen delante,  y es sólo mediante el esfuerzo que puede mirarse lo que está en la amplitud y en la distancia. 

Por Carlos Montefusco; conozcan más de su obra en el bello sitio de Lorena, Pintores Costumbristas Argentinos


"Pon a los niños a observar una parte del paisaje, y luego que cierren sus ojos y digan lo que vieron. Como: 'veo una laguna; es poco profunda de este lado, pero profunda del otro; los árboles recaen en el agua en el otro lado, y puedes ver sus hojas verdes y las ramas tan claramente en el agua que pudieras pensar que hubiera un bosque por debajo.
"Esto también es agradable a los niños, pero como envuelve algo de esfuerzo de su atención puede ser fatigoso, y debería emplearse de vez en cuando.De todas maneras, vale la pena darles a los niños el hábito de obtener de memoria un poquito del paisaje de esta forma, porque lo que fatiga es el esfuerzo de recordar y reproducir, mientras que el agradable acto de poder ver completamente y en detalle, es probable que se repita inconscientemente, hasta que se vuelva un hábito, en ese niño al que se le requiere reproducir cada tanto lo que ve.

Yuyitos de nuestro jardín

"Cada flor silvestre que crece en el vecindario, ellos deberían conocerla bastante bien; debería ser capaz de describir su hoja- su forma, tamaño, si su crecimiento parte desde la raíz o del tallo; la manera en que florece- un grupo de flores, una única flor, una espiga. Y habiendo conocido la flor silvestre, de modo que nunca pueda olvidarla o confundirla, ellos deben examinar el lugar donde la encontraron, así sabrán en el futuro en que tipo de suelo buscar tal y tal flor.

"Los niños deben hacerse íntimos desde temprana edad con los árboles también; debes escoger una media docena de estos árboles, roble, olmo, fresno, haya, en la desnudez del invierno, y hacerlos sus amigos durante todo el curso del año. En invierno observarán los ligeros trenzados del abedul, los brazos anudados de la encina, el robusto crecimiento del sicómoro, observarán el 'brote rubí de la lima' y el fresno, con sus bonitos capullos cuán pie de ciervos, no verdes sino negros-- "Más negros que los capullos del fresno al comienzo de Marzo."


Árbol diez veces productor:
el de la poma sonrosada,
el del madero constructor,
el de la brisa perfumada,
el del follaje amparador;

el de las gomas suavizantes
y las resinas milagrosas,
pleno de brazos agobiantes
y de gargantas melodiosas:

hazme en el dar un opulento
¡para igualarte en lo fecundo,
el corazón y el pensamiento
se me hagan vastos como el mundo! 


Fragmento de Himno al Árbol
de Gabriela Mistral




Árbol del cepillo
"Las estaciones es lo que debe seguir...el aprendizaje de los patrones de las hojas a medida que van saliendo, y el nombre del los árboles por tal o cual indicador. Luego llegan las flores, cada cual  herméticamente encerrada en un delicado cofrecito que llamamos capullo, tal hábilmente envueltos como las hojas en sus brotes, pero menos cuidadosamente protegidas, para que estos "dulces infantes" retrasen completar su llegada hasta que la tierra tenga una tibia cama que ofrecer, y el sol una cálida bienvenida.

Calendarios

"Es primordial para los niños llevar un calendario--la primer hoja de roble, el primer renacuajo, la primer prímula, el primer amento, las primeras moras maduras, dónde han sido vistas y cuándo. Al año siguiente sabrán cuándo y dónde buscar sus favoritos, y lo harán cada año; y a cada año se agregarán nuevas observaciones. Piensa en el entusiasmo y el interés, el objetivo, que tal práctica dará a las caminatas diarias y las pequeñas excursiones. Difícilmente habrá un día en que no se espere llevar un amigo por primera vez "a casa."


Diario de Naturaleza

Nuestra ardilla inquilina
"Tan pronto como esté capacitado en hacerlo por sí mismo, un diario de naturaleza es una fuente de deleite para un niño. Cada salida le da algo para anotar: tres ardillas en un pino, un ruiseñor volando a través del campo, una oruga trepando una ortiga, un caracol comiendo una hoja de repollo, una araña cayendo de repente al suelo, dónde encuentra la hiedra terrestre, cómo fue creciendo y qué plantas estuvieron creciendo con ella, cómo esta misma o la enredadera se las arreglan para trepar. 

"Al niño inteligente le surgen innumerables temas importantes para anotar. Mientras sea pequeño (cinco o seis años), él debería comenzar a ilustrar sus notas libremente con dibujos a pincel; debe tener un poquito de ayuda al comienzo en mezclar los colores, en sus principios, no como dirigiéndolo. No debe decírsele que use primero esto y luego aquello, sino 'hacemos el violeta mezclando tan y tal' y entonces hay que dejarlo solo para que obtenga el tinte correcto.

"En cuanto al dibujo, la instrucción sin duda tendrá su tiempo y lugar, pero su diario de naturaleza debe dejarse a su propia iniciativa. Un niño de seis años producirá un diente de león, una amapola, margaritas, iris, con sus hojas, impulsados por el deseo de representar lo que ve, con sorprendente vigor y exactitud.
Un cuaderno de ejercicios con tapas duras sirve para un diario de naturaleza, pero es necesario ser cuidadosos en elegir un papel que sirva para ambas, escritura y la pintura con pincel.

"Algunos niños nacen naturalistas, con una inclinación natural, tal vez de un desconocido antepasado, pero cada niño tiene un interés natural en las cosas vivas que lo rodean, y la tarea de los padres es alentarla; aunque pocos niños son capaces de mantener su estima en alto frente a la opinión pública; y si ellos ven que las cosas que los interesan te son indiferentes o te disgustan, su placer por ellas se desvanecerá, y ese capítulo de la Naturaleza se cierra para ellos." Charlotte Mason


Colibrí de garganta rubí


Más información sobre Diarios de Naturaleza en Charlotte Mason Help

Primera Etapa
Parte 2
Segunda Etapa
Tercer Etapa


Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad,
se hacen claramente visibles desde la creación del mundo,
siendo entendidas por medio de las cosas hechas,
de modo que no tienen excusa.
Rom 1:20